Blogger Widgets Bertorulez: Salvación lanar

lunes, 6 de julio de 2015

Salvación lanar


Hace unos cuantos años tuve una mala racha, una racha tan mala que no me apetecía hacer nada... Me acuerdo que estaba cursando Primero de Diseño Gráfico y tenía el animo por los suelos, el autoestima machacada y la cabeza más rayada que el uniforme de los presos.

No había cumplido los 20 años y por motivos varios de la vida me encontraba con una depresión de caballo. Recuerdo que no salía de casa y si lo hacía enseguida me entraba una fobia muy extraña en lugares donde había muchísima gente, así que a menudo pasaba mis tarde en casa paseando por Internet.

Parecerá mentira, pero en Internet he aprendido muchísimas cosas! En una de mis múltiples búsquedas me topé con unos muñequitos muy graciosos hechos a mano, me resultaron muy llamativos y enseguida comencé a investigar más sobre ellos.  En menos de lo que se dice la palabra "craft" me había topado con los amigurumis y sin saberlo con la cura de mi depresión.

Aprendí a hacerlos curioseando un poco por la web. Según mi interés sobre el mundo lanar y craft iba aumentando mis ralladas mentales iban desapareciendo. Ocupé mi mente tanto con números, puntos, patrones y con ideas para nuevos amigurumis que la tristeza que había dentro de mi desapareció casi por completo.

Recuerdo que era verano, que me cogía la bicicleta para irme al parque más alejado de donde vivo, que iba cargado con todos mis utensilios para amigurumear y que buscaba la sombra más recóndita para que nadie me viese crochetear o tejer porque me daba una vergüenza terrible. Pasaba tardes enteras dibujando y yéndome a lugares solitarios a hacer mis pequeños.

Al final del verano, entre el deporte y los amigurumis me dí cuenta de que no sólo logré que mi depresión desapareciese, si no que sumado a las horas en paseo en bici bajé de peso y mi autoestima también se vio notablemente mejorada. El mundo lanar me hizo una persona nueva, eliminó todo lo malo que había en mi para quedarse todo lo bueno con una nueva filosofía, la de disfrutar haciendo cosas con mis propias manos, la de estar mas seguro conmigo mismo, la de ser feliz haciendo lo que me gusta.



Como veis lo de hacer manualidades es algo que nos puede llevar por un camino diferente que el que llevábamos andado. Tejer y crochetear hace que el estrés se elimine y que la mente se ocupe llenándose de cosas maravillosas, dejando atrás todo lo malo.

A principio de año encontraron a mi padre un tumor que creíamos extinto, la única solución era operar e iba a ser un duro palo para la familia. Sabía que cinco años después de mi gran depresión me iba a dar un bajón de nuevo con estos nuevos acontecimientos, pero lo primero que se me vino a la cabeza fue llevar a cabo las mismas acciones que la vez pasada.

He estado meses llevando mi alijo de lanas al hospital, he tejido mantas, bufandas y mil cosas más. He aprendido a hacer puntos nuevos, he diseñado y planificado amigurumis miles y sobre todo, por encima de todas las cosas, no he dejado que mi mente se negativizase ni un momento.

Aún nos queda un poquito de camino por recorrer junto a mi padre, ya está mucho mejor y le queda nada y menos para estar recuperado. Pero he de agradecerle al universo lanar que haya mantenido mi entereza y no haya dejado que me desmorone en ningún momento porque, sin lugar a duda, es una autentica terapia... Así que si estas leyendo esto y aun no te has puesto a tejer o a indagar con las lanas te animo a que cojas un ovillo por banda y te pongas a ello porque ha sido lo mejor que me ha pasado en la vida.

Espero que este post os haya gustado, ahora conocéis un poco más de mi y sabéis el porque de como soy. Siento no traeros hoy ningún amigurumi pero tened por seguro que dentro de poco habrán unos cuantos nuevos por aquí. Cuidaos mucho, disfrutar del veranito y nos leemos muy muy pronto!


14 comentarios:

  1. ¡Gracias por compartir esto con nosotras! Quién no se ha encontrado alguna vez en una situación como las que describes. Mucho ánimo con lo que os queda de convalecencia de tu padre. Muy inspirador. Un abrazo. María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vosotras por leerme!! Me ha llegado hasta aquí el abrazo, mil gracias María. Otro enorme para ti :*

      Eliminar
  2. Hay que agarrarse a lo que se pueda..aunque sea hacer y deshacer,me alegro de lo bueno...buena vida para ti y los que amas.Patricia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Patricia, en efecto hay que agarrarse a lo que sea, millones de gracias por tu comentario y lo mismo digo. Todo lo bueno para ti y para los tuyos !

      Eliminar
  3. Jolín Berto, cuanto me alegro que el mundo de las lanas te haya ayudado tanto!
    Yo el año pasado estuve en una situación parecida a la tuya, y también me ayudó bastante aprender a tejer.

    Mucho ánimo tanto para ti como para toda tu familia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas gracias Irene!! me ha ayudado de una forma increible y por eso quería compartirlo con todas vosotras. Un beso enorme ^^

      Eliminar
  4. Tengo los ojos llorosos...Porque sé lo que es tener una depresión, y te tengo que dar la razón, hacer punto y ganchillo se convirtió en mi tabla de salvación. Mucho ánimo para ti y tu familia, ya verás que con mucho amor y positivismo, se recupera tu padre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil millones de gracias!! Ahora todo positividad y para seguir para adelante. Es curioso como a muchos el punto y el ganchillo ha sido una válvula de escape. Un beso gigante

      Eliminar
  5. Me ha gustado mucho tu post y que hayas salido de la depresión y tu padre vaya mucho mejor...... al fin con el tiempo todo se va remediando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Matilde me alegro muchísimo de que te haya gustado, el algo que quería compartir y que vierais otra parte de lo que ya conocéis . Mil gracias por los ánimos, te envio un abrazo gigante!

      Eliminar
  6. En muchas ocasiones, la creatividad artística suele alojarse en mentes con una sensibilidad especial... Piensa en tu largo tiempo superada mala racha como parte de tu evolución! Mucho animo con la recuperación de tu padre!

    ResponderEliminar
  7. Me encanta tanto que un chico crochetee con el cariño que tú lo haces. Por cuestiones de turismo he estado este fin de semana en Madrid y desde luego que si sabría en que rincón te escondes a crochetear te habría buscado para intercambiar opiniones. Me encanta todo lo que haces ya que a mi me gusta todo lo que se haga con lana, telas, etc.etc...
    Pero sobre todo lo de ser chico, yo tengo un hijo de 38 años y empezó de pequeño a hacer sus pinitos con el punto pero luego lo dejó, aunque dice que lo que aprendió nunca se le olvidará. Mucha suerte con tu padre, que seguro estará en muy buenas manos

    ResponderEliminar